lunes, 22 de agosto de 2011

Extracto Jace y Clary en Ciudad de las Almas Perdidas

Hola a todos!!
Navegando por ahí, he encontrado ésto.
Cassandra Clare nos deleitó con una escena de lo más hot entre Jace y Clary que ocurre en la tan esperada novela, Ciudad de las Almas Perdidas.

Ya sabéis que tengo poco idea de inglés, pero estoy haciendo un curso para mejorar. Aun no hay muy buenos resultados, y he necesitado ayuda de un traductor, aun así no ha quedado muy bien que se diga. Pero almenos espero que lo disfruteis!!



-¿Qué está pasando? - Era Jace, que se abrió paso entre la manada de los bailarines. Más de las luces brillantes habían llegado a él, la plata se aferraba al oro de su pelo. - ¿Clary?


-Lo siento - dijo, poniéndose de pie. - Me perdí entre la multitud.


-Me di cuenta- dijo. – Hace un segundo estaba bailando contigo, y luego te habías ido, y después un hombre lobo muy persistente estaba tratando de conseguir los botones de mis pantalones vaqueros. -Tomó la mano de Clary, sosteniendo ligeramente la muñeca con los dedos. - ¿Quieres ir a casa? ¿O bailar un poco más?


-Bailar un poco más- dijo, sin aliento. -¿Está bien?


-Adelante-. Sebastián se echó hacia atrás, con las manos apoyadas detrás de él en el borde de la fuente, su sonrisa era como el filo de una navaja de afeitar. -No me importa ver.


Algo cruzó por la visión de Clary: el recuerdo de una huella sangrienta. Se había ido tan pronto como había llegado, y frunció el ceño. La noche era demasiado hermosa como para pensar en cosas feas. Miró de nuevo a su hermano sólo por un momento antes de que Jace la llevará tras su espalda a través de la multitud, cerca de las sombras, donde la presión de los cuerpos era más ligero. Otra bola de luz de colores estalló sobre sus cabezas a su paso, la plata se dispersó, y ella inclinó la cabeza hacia arriba, capturando las gotas de sal y dulce en su lengua.


Jace se detuvo y giró hacia ella. Podía sentir el líquido plateado que corría por su cara como lágrimas. La atrajo hacia él y la besó, como si estuviera besando las lágrimas, y sus labios calientes se posaban en su cara, haciendola estremecer. Ella buscó la cremallera de su chaqueta del ejército, la rompió hacia abajo, deslizó sus manos por dentro, sobre el algodón de su camisa, y luego en el ruedo, las uñas rascando suavemente sobre sus costillas. Se detuvo y tomó la parte de atrás de su cuello con la mano, inclinándose para susurrarle al oído. Ninguno de ellos podían pensar que no estaban bailando: la música hipnótica sonaba a su alrededor, pero Clary apenas lo notó. Una pareja de baile se rió e hizo un comentario despectivo en checo: no podían entender, pero sospechaban que querían decir: conseguir una habitación .


Jace hizo un ruido impaciente y luego tiró de ella una vez más, a través de los últimos de la multitud y en una de las alcobas oscuras que cubrían las paredes.


Ese hueco era de forma cónica, con un pedestal de piedra en el centro en el que había una estatua de ángel, a unos tres metros de altura, se levantó. Estaba hecha de basalto negro, pero sus ojos eran de vidrio, como los ojos de muñeca, y sus alas eran de plata. El suelo estaba resbaladizo y húmedo. Se deslizó a través de ella para buscar una pared. Entonces Jace, de espaldas a la pared la estaba besando, montones de besos duros y hambriento. Con gusto a sal y dulce, y gemía mientras lamía el sabor de sus labios. Sus manos pasaban a través de su pelo. Estaba oscuro en el hueco, por lo que Jace era sólo un esbozo de las sombras y el oro. Se agarró al borde de su chaqueta, empujando por sus hombros, que cayó al suelo y lo pateó lejos. Sus manos se posaron debajo de la camisa, arañando la espalda, los dedos excavando en la piel, en las suaves capas sobre el músculo duro.


La besó más duro y le agarró los hombros mientras le chupaba el labio inferior en la boca y mordió en él, enviando una descarga de placer mezclado con dolor a través de su cuerpo. Ella se retorció para acercarse a él y sintió su aliento aceleraro, ella podía sentir la sangre en la boca, la sal y el calor. Era como si quisieran cortar uno al otro aparte, pensó, para subir uno dentro del otro y respirar aire de los demás y compartir mutuamente sus latidos del corazón, incluso si se mataban los dos. Había sangre por debajo de sus uñas, donde le había arañado la espalda.


Jace se colocó delante, girando en torno a los dos por lo que quedó atrapado entre su cuerpo y la pared. Al volver, vio el borde de la estatua del ángel, derribado en el suelo y destrozado en una nube de polvo de mármol. Él se rió y se tiró al suelo delante de ella de rodillas entre los restos de estatuas rotas. Ella lo miró, aturdida cuando él pasó las manos por sus botas, por las piernas desnudas, por el encaje que bordeaba la parte inferior de su vestido de deslizamiento. Ella contuvo el aliento, cuando sus manos se escapaban como el agua sobre la seda, hasta la cintura, para sujetar sus caderas, dejando vetas de plata en la seda.


-¿Qué estás haciendo? -susurró. -¿Jace?


Él la miró. La luz peculiar en el club le dio a sus ojos una gran variedad de colores fracturados. Su sonrisa era malvada.


-Me puedes pedir que lo deje cuando quieras- dijo. - Pero no lo harás.


-Jace...- Sus manos posadas en la seda de su vestido, arrastrando el borde, y se inclinó para besar sus piernas, la piel desnuda, donde terminan sus botas, sus rodillas (¿Quién sabía que las rodillas pueden ser tan sensible?) Y más arriba, donde nadie jamás la había besado antes. Los besos eran suaves, y aun cuando su cuerpo se tensó porque quería que le dijera que necesitaba más, pero no sabía el qué, no sabía exactamente lo que necesitaba, pero no importaba porque parecía que él sí lo sabía. Ella dejó caer la cabeza contra la pared, medio cerrando los ojos, sólo oía el latido de su corazón como un tambor en sus oídos, más y más fuerte aún.



¿Qué tal? ¿Os ha gustado?

Espero que sí y que lo hayais podido leer sin ningun problema.


Nos leemos!!

7 comentarios:

Memetin dijo...

Dios, un momento muy hot. Haber cuando sacan el libro...

Niiiz Nymphetamine dijo...

Tórrido, esa es la palabra xDDDD

A ver, sé que me lo acabaré leyendo porque Jace y Clary me caen bien, pero después de la decepción que tuve con el cuarto libro... tardará en caer.

Un besoo!

Talisman Dreams dijo...

Yo no quiero leerlo!! Que aún me quedan muchos libros para ponerme al día xD Y me dará rabia lo que lea jajaja

Pero he leído un poquito y la traducción ha quedado genial ^^

Un besote!!

Bam dijo...

OMG!!!!
Quiero este libro!!!!!!!
Gracias por ponerlo, me encanto!
Besos

Ai* dijo...

yo mejor que me lea primero las saga hahaha

sil dijo...

Wow. ¡Ya estaba yo esperando una escena como esta! Y mira que había escenas hot en el 4º, pero esto...!
Por cierto, la traducción está bastante apañada, pero si quieres a mí no me molesta que me mandes el original y te lo traduzco. Mándamelo al correo silvia3kan@gmail.com
Besos!
Nos leemos :)

Amalia dijo...

mmm... x q se para aquí el momento hot?