sábado, 9 de octubre de 2010

El lado oscuro del Guardián [Capitulo 1 (1/3)]

Hola a todos!! Que tal va el finde?? Espero que lo esteis disfrutando!!

Hoy os traigo la primera parte del primer capitulo de ``El lado oscuro del Guardián´´ que espero que os guste y ansio ver vuestras criticas y comentarios. Por cierto, pronto os dejaré una crítica que me hizo Joana, un miembro del foro Juvenil Romántica y tambien miembro del Club de Críticas, la cual me gustó mucho e hizo que me abriera los ojos en muchos aspectos que espero corregir.
Sin más dilaciones, aqui os dejo lo dicho:

CAPITULO 1
2010

``Poned atención: Un corazón solitario no es un corazón´´
Antonio Machado
El frio acechaba cada parte de mi cuerpo. Como todos los días aburridos de mi vida, iba al instituto. Sigo sin entender porque iba, no hacía absolutamente nada, no prestaba atención en clase, los exámenes los dejaba en blanco y no hacía las tareas que mandaban. Mi estado de ánimo había cambiado al igual que la perspectiva de la vida. Solo esperaba a que llegara un final para que todo acabara de una vez. Pero hasta que llegara ese final tenía que seguir con mi vida aburrida, y eso incluía ir al instituto y hacer como si todo fuera bien.

Escuché mi nombre susurrada en una voz masculina, totalmente desconocida y misteriosa. Sobresaltada, miré a todas las direcciones y no había nadie. Era raro, todas las mañanas me cruzaba con gente que iba a mi instituto y con la cual no tenía relación ninguna. En realidad no tenía relación con nadie. Era una especie de bicho raro. Iba, por así decir, deambulando por los pasillos, mientras que todo el mundo me miraba extrañada y cuchicheaba a mis espaldas.
Seguí andando, creyendo que solo era mi imaginación, que tanta soledad me estaba dejando loca.

Una vez dentro del instituto, fui entrando en calor y el panorama había cambiado. Como siempre, la gente estaba dividida en grupos diferentes: las pijas y animadoras, con las que nunca había tratado ni pensaba hacerlo. Los guapos deportistas, un grupo que no quería oír hablar nunca más de ellos, ya que el chico que destrozó mi corazón e hizo que mi vida volviera a ser así, pertenecía a ese grupo. Los góticos, un grupo que me era indiferente, nunca había hablado con ellos ni de ellos. Pero eran buena gente o eso me demostraron a mí. Los hippies, un grupo feliz, con ideas diferentes y los cuales fumaban sus pipas de la paz, me preguntaba si esas pipas realmente te darían paz, y me permití a mí misma comprobarlo algún día. Y por ultimo un grupo sin clasificación, formado por gente normal con aficiones normales, un grupo al que pertenecí.

Me dirigí al aula de ética. Todos estábamos sentados por orden del número asignado. Por desgracia yo estaba sentada en segunda fila y le veía perfectamente al profesor Gotieb, la calvicie, la barriga cervecera y esos ojos escondidos tras unas gafas de culo vaso. Un profesor que se creía gracioso cuando no lo era, un profesor que no tenía sentido, un profesor que hacia unas clases lentas y aburridas. Miró directamente a los ojos de cada uno de sus alumnos, como desafiándolos. Imagine que estaría pensando que estupidez decir. Tenía razón.

- ¿Qué es el amor?- Me pareció una gran idiotez.

Nadie habló. Yo no quería hablar. Mi opinión sobre el amor era un tanto desagradable.

- Hablad, no quedaros callados. Decir lo que pensáis realmente. Ser sinceros.

Miró a una chica morena, bastante mona, que estaba colocada en primera fila. Al principio se quedó callada pensativa pero la mirada penetrante y fulminante del profesor la hizo hablar.

- Según en que sentido. Hay varias acepciones sobre que es el amor. Amor familiar, amor amistoso, amar a una persona que también te ama, un amor correspondido. Yo estoy enamorada de un chico que también está enamorado de mí. Ese amor es como si estuviéramos en una nube, solo los dos.- Me dieron ganas de vomitar. Jamás había escuchado tal cursilada.

El profesor no dijo nada y seguidamente señalo a un chico guapo pero que era bastante creído y el cual estaba colocado justo detrás de mí.

- No existe. Yo al menos nunca me he enamorado, he tenido novias, y si me han dejado me ha dolido, pero nunca he estado enamorado. Para mí el amor no existe.

Todas las chicas tontas y niñatas de mi clase, chasquearon las lenguas, ellas si creían en el amor. Yo reí con desdén, dándole la razón al chico. El profesor ante mi risa, me señalo para oír mi versión sobre el amor.

-El amor es un asco.- Toda la clase empezó a reír, excepto el profesor -el cual me miraba extremadamente serio- y yo.
- ¿Por qué piensas eso?- Me preguntó. En su tono de voz me pareció sentir un toque de lastima.
- No lo pienso. Es un hecho.- Seguía seria. Era una chica seria. Pero no siempre lo fui. Hubo una época de mi vida que no sabía el significado de ``seria´´. Pero esa época desapareció.

De repente, todas las personas que habían en el interior de esa aula –incluido el profesor- me miraron como si fuera un bicho raro. Tener una opinión diferente a la de los demás ¿me suponía ser un bicho raro? Por lo visto sí. Me tomaban como una loca. Una amargada. Que no tenía a nadie. Era cierto. No tenía a nadie.

Después de unos intensos minutos el timbre sonó. Todos los alumnos se levantaron, mientras, yo seguía sentada, con la mirada fija en la del profesor. Era como si nos estuviéramos desafiando. Él estaba intentando saber que me pasaba, que si ese aspecto que había habido en mi vida era el que hizo que yo pensara así. Pero él no sabía que hubieron algunos aspectos más que hicieron que mi vida fuera así. Yo intentaba saber que era la conclusión – si acaso había llegado a una conclusión- que había sacado de mí.

Todos los alumnos se habían ido y yo al no obtener nada, me levante y me dirigí a la puerta dispuesta a irme, pero sus palabras me hicieron parar.

- Ariel, sabes que hay un psicólogo en el instituto ¿no?
- Sí. Pero yo no necesito ir a ningún psicólogo.- Le dije y di un paso más para desaparecer de su vista, pero volvió a hablarme.
- Ariel, sé que hay algo que no te deja vivir en paz, sé que hay algo que necesitas hablarlo. Te puedo decir que este psicólogo acaba de integrarse y me han dicho que es magnifico. Hazle aunque sea solo una visita, y si no te gusta no vuelvas, pero hazlo por ti. Sabes que necesitas contárselo a alguien. Dale una oportunidad. Date una oportunidad, Ariel.

Me quedé en silencio, mirándole, pensando en si de veras me debía dar una oportunidad, decirle a alguien que no estaba bien, que cada día que pasaba era un infierno, que me sentía sola, que estaba sola…

- Me lo pensare.- Le dije, y desaparecí de su vista.
Bueno, hasta ahí, espero que os haya gustado...
Un besito y... Buenas Noches!!

2 comentarios:

Ely Cervantes dijo...

:O:O que buenaaa!!
escribes muy bien!! n.n
me ha encantado el cap :)

Besos y sigo por aca

Tatyana dijo...

Muchas gracias Ely. Me alegro de que te guste!!

Espero verte más por aqui, jeje.

Un besito guapa!!